Giro inesperado en Fez

Buenos días!!!!!!

¿Qué tal ha ido la semana? Espero que os haya ido todo genial y que lo hayáis dado todo el fin de semana, pero tranquilos… Que aún hay domingo para dar y tomar, así que a exprimirlo también, mientras otros trabajamos… Ojo! Que no lo digo con recochineo, que esta semana yo también la he disfrutado como la que más, y mi día libre lo pasé de “excursión” por Bilbao. Más adelante os contaré nuestro día por la capital vizcaína.

En el día de hoy os traigo nuestra aventura (y subrayo aventura) por Fez. Llegamos a esta ciudad habiendo utilizado el tren como medio de transporte desde Meknes. El precio fue de 22Dh por persona y la duración 45 minutos aproximadamente.

Llegamos al centro de la ciudad y nuestra primera misión fue encontrar el riad. Recomendación: Riad Tizwa. Nos costó un poco encontrarlo pero de verdad que es increíble. Un cuarto tipo suite, con vestidor, con el detalle de los albornoces y dos pares de babuchas… El alojamiento fue un acierto total y los empleados encantadores. Si vais, considerarlo al menos.

Tras habernos acomodado y tras las explicaciones de Miriam, tocaya por cierto, sobre lo fácil que es perderse por Fez, ya que solamente en la Medina hay 3400 calles, es decir… Un laberinto en el lo difícil es no perderse. Pues bien… Mochila a espaldas nos pusimos rumbo a conocer el lugar. Al principio todo parecía sencillo. 2 calles principales que albergan un zoco gigante. Paramos a comer en el Café Clock, recomendado en la guía Lonely Planet, por su ambiente, universitarios y estudiantes en su gran mayoría, por lo menos a la hora en la que fuimos nosotros. Allí probamos la hamburguesa con carne de camello. ¿Su sabor? Quizá un poco más fuerte que el de la ternera, pero no dista mucho tampoco… Así que bueno… Estaba buena pero sin nada llamativo.

Tras nuestra parada para “repostar gasolina” proseguimos nuestra andadura por el extenso mercado. Antes de ir a la ciudad, leímos acerca de unas curtidurías, así que fuimos en su búsqueda. Cómo no, la gente no hacía nada más que preguntarnos a dónde íbamos y al final accedimos a que un chico nos guiase sabiendo que “teníamos” que darle una propina. Nos llevó a la mayor curtiduría del país, en la que gracias a Dios nos dieron un poco de menta a cada uno porque el hedor que desprendía ese sitio era inhumano, y todo ello causado, entre otras cosas, por el olor de las cacas (o excrementos diciéndolo finamente) de paloma que utilizan para tratar la piel. No soy partidaria del maltrato ni asesinato de animales para el consumo de sus pieles, pero reconozco que el proceso me pareció más que interesante y curioso. Fue salir de este local y nuestra estancia cambió drásticamente.

Volvamos a unos párrafos atrás, justo en las recomendaciones de mi tocaya. Pues no se confundió por supuesto, pero nosotros aún no lo sabíamos. Cuando ya nos olíamos algo, preguntamos a gente del lugar cómo salir hasta las dos calles principales del zoco. La mala suerte hizo que preguntásemos a la persona equivocada. El chico, por no nombrarlo de una manera no grata, nos acompañó para nuestra desgracia. Nos adentró en callejones que se convirtieron en el entorno perfecto para hacer lo que hizo: “Atracarnos a mano armada”. Me explico mejor… Según el tipo le teníamos que dar los 100Dh, que previamente nos había dicho, que yo no se a quién se lo dijo, pero a nosotros está claro que no porque sino no le hubiésemos hecho ni caso. Al mostrar mi descontento con lo que nos estaba diciendo le dimos una moneda y en ese momento éste se enfadó y nos sacó lo que parecía la llave de un coche, dispuesta de tal manera que la agarraba como si de una navaja se tratase, con el objetivo de atacarme claro está. Ni mi pareja ni yo nos podíamos creer el momento que estábamos viviendo, así que prácticamente le tiramos los 100Dh y nos fuimos corriendo intentando salir de aquel laberinto de callejuelas oscuras y sin iluminación donde el chico nos había llevado.

No somos los que más hemos viajado del mundo, pero si hemos viajado lo suficiente, vivir y conocer otros lugares en los que también nos pudo haber pasado algo malo y jamás nos pasó. Lo que nos ocurrió en Fez fue una auténtica putada, que mirándolo por el lado bueno sólo fueron 100Dh, que no nos robó las carteras, ni los móviles ni nos hizo daño físicamente, pero os juro que la rabia y la impotencia que sentimos en aquel momento no se puede explicar. A partir de ese momento nuestro estado de seguridad pasó a una actitud de alerta total.

Viajar es muy fácil. Cada vez que viajo, independientemente de lo lejos que esté el sitio que voy a visitar, me siento tan feliz y tan relajada que es un estado de ánimo del que no me bajaría nunca. Sin embargo, en este viaje descubrí que viajando no solamente te pasan cosas buenas, que ojalá… Sino que también podemos vernos en situaciones que no son nada agradables, siendo incluso muy peligrosas y que pueden llegar a hacer que toda tu idea de un lugar, de la gente, de la cultura, de todo en general cambie. No fue exactamente lo que nos pasó a nosotros, que no juzgamos nada ni a nadie, por supuesto, pero si que nos fastidió en gran medida el resto del viaje, para qué engañarnos.

En fin… Con ésto os quiero decir que os cuidéis viajando, que no es que nosotros no nos hayamos cuidado, pero sí que tuvimos que haberlo previsto y no ser tan tontos por confiar en todo el mundo. Tened cuidado pero sobre todo, no metáis a toda la gente en un mismo saco ni hagáis prejuicios de nadie, ya tengan otra nacionalidad, otra cultura, otra ideología… Todos somos iguales. Gente mala hay en todos los sitios.

Ya siento haceros ver la parte “oscura” de viajar, pero quiero ser sincera en todo momento. No se si vosotros os habéis visto alguna vez en una situación similar… Espero que no y ojalá no os pase nunca.

Espero que os haya gustado el post, y todos hayamos aprendido a cuidaros un poco a la hora de viajar. Eso sí. Nunca se nos han de quitar las ganas de conocer los rincones tan preciosos y alucinantes que existen en el mundo. Jamás de los jamases! ✈️🌍

Nos vemos la semana que viene.👋🏼

A cuidarse! (Tomaros una cañita por mí)🍺😆

Miriam

Anuncios

2 comentarios en “Giro inesperado en Fez

  1. Tania Domínguez (Viajes con "flow")

    Fez es muy bonito pero desde luego hay que estar alerta sea donde sea y a veces por desgracia ni eso es suficiente, menos mal que todo se convierte en enseñanza y siempre nos quedará quedarnos con lo mejor de los sitios

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s