Diario de una recepcionista… (Junio y Julio)

Muy buenas mundo!👋🏼

¿Cómo estáis? Espero que estéis disfrutando un montón que para eso es verano y nos lo hemos ganado, claro que sí! Estoy deseando que llegue ya nuestro momento de poder irnos de vacaciones, escapar y desconectar de todo, que falta nos hace. Son muchos meses trabajando con gente, sin apenas parar y jope… Se nota. Así que…. Estamos expectantes con que llegue nuestro momento!😬

Bueno… Lo prometido es deuda, así que esta vez os traigo de nuevo la sección de “Diario de una recepcionista” con las anécdotas más relevantes que he tenido durante los meses de junio y julio. Muchas de ellas de cachondeo total, y las otras, por el contrario, de gracioso no tenían nada. No puedo separar las anécdotas por meses ya que no lo recuerdo. Hay muchas historietas que he obviado y creído conveniente no  contar ya que prácticamente son el pan de cada día y no quiero os quiero aburrir ni mucho menos.

Pues bien… Voy a echar mano de mi “libreta de sucesos” y arrancamos la sección!!!!! 🛎

                                             *****************************************

La gente llama muchas veces preguntando, como es lógico, por disponibilidad, tarifas y demás. Lo que no es tan normal es que  una señora te llame pidiendo explicaciones de por qué no contesta la oficina de turismo, y menos normal es que te pregunte por los precios de los hostales del lugar sin ni tan siquiera preocuparte del tuyo en cuestión, que pensándolo bien, mejor que mejor.


Una tarde cualquiera estaba yo tan tranquila en mi puesto de trabajo, es más, recién había entrado en mi turno, cuando de repente me llama una señora y me comentó lo siguiente: “Hola. Verás. Soy una vecina y mi piso da a vuestra piscina. Desde casa estoy viendo que se os han colado 3 cabras al jardín y se están comiendo toda la hierba.” 😲

¿Cómo pensáis que reaccioné? Me entró la risa imparable porque no daba crédito a lo que me estaba contando. Lo mejor de todo fue que era totalmente verdad, y claro… La coña fue basante grande entre los compañeros, amigos y familiares a quienes no dejábamos de enviar Whatsapps con la foto de los animales. Esa tarde estuvo genial la verdad.


Mi hotel, como muchísimos otros, trabaja con Booking. Bajo mi punto de vista es una web que está genial, y en muchas ocasiones he contado con ella para reservar mis estancias.

La cuestión es que un día recibo una reserva que habían hecho a través de este portal. En las observaciones pude fijarme en que habían dejado un comentario con ciertos aires amenazadores. El comentario era algo como ésto: “Reservo una habitación que sea con cama de matrimonio, como me pongáis dos camas cojo, me voy y no pago”.

Lo mejor de todo es que se cargó la estancia en el momento ya que eligió la opción de “no reembolsable” y es la manera de proceder ante este tipo de opciones.

No entiendo cómo hay gente que va así por la vida. Yo creo que en verdad no se dan cuenta de al final somos nosotros quienes tenemos la sartén por el mango. Lo que se da se recibe. Si a mí mis clientes me tratan de maravilla yo no soy a ser menos y me esforzaré muchísimo más en que salgan contentos y felices del hotel, antes de aquellos que parece que únicamente vienen a dar guerra y a dejar claro que ellos son los señores y dueños del mundo entero.


Esta situación me pareció muy pero que muy extraña. Tuvimos alojada a una señora que tenía un gran problema, que era ni más ni menos alergia a los olores!!!! No sabía que eso pudiese existir, pero al parecer sí que era cierto. La pobre nos pedía que abriéramos unos minutitos antes el buffet para que ella pudiese tomar su desayuno y  comida para así evitar el contacto con la gente, ya que la mezcla de olores de la gente le hacía daño.

Lo que una aprende detrás del mostrador de recepción. Cada día me sorprendo más.


Ésta es una llamada a las agencias de viajes. “Chicos y chicas que trabajáis en estas empresas. No os inventéis cosas. No nos metáis en líos sólo por quedar bien vosotros. He trabajado en agencias y jamás he dicho ni he asegurado al cliente algo que el hotel no me haya dicho. Últimamente os estáis sembrando.

No estoy generalizando, sino que digo que cómo en todos los lugares, hay gente que se pasa de lista. Por otra parte creo que también es el cliente quién mete la pata y jura y perjura que la agencia dijo ésto o lo otro.

De todas maneras agencias de viajes, considero que formamos un equipo y no deberíamos tirarnos las piedras de un tejado al otro.


Señores mayores, y no tan mayores, que vienen de vacaciones y vejan a compañeros extranjeros… ¿Cómo sois tan xenófobos? Me dais auténtica vergüenza.


Señores y señoras, mujeres y hombres de todas las edades que pasan caminando tranquilamente por el hotel, y como se deben de aburrir tanto pues oye… Deciden que lo mejor para matar el ratito es entrar a dar por saco a la persona que está en recepción. Sólo preguntar. Sólo por ver cuánto cuesta. Sólo por cotillear. Espero que a mí el aburrimiento no me haga llegar hasta ese punto.


He querido dejar la anécdota más graciosa e irreal quizás (incluso que la de las cabras) para el final como guinda del pastel.

Resulta que hemos celebrado una boda en el hotel muy pero que muy peculiar. Los mismos novios propusieron poner en el menú del banquete “pechuguitas” de pollo, lasaña e incluso albóndigas. ¿Por qué no? Para más inri, se trataría de una “boda seca” en la que el alcohol brillaría por su ausencia.

Todos, absolutamente todos los que formamos parte del hotel nos quedamos atónitos ante esta situación. Finalmente, los novios se deleitaron con unas albondigas tal y como querían y sirvieron alcohol para sus invitados.


Hasta aquí “Diario de una recepcionista” de estos dos meses atrás. Ya estoy apuntando nuevas historietas de agosto, aunque espero tener un mes tranquilo lleno de mucho trabajo pero exento de gente sobre todo desagradable. Ojalá sea así.

Antes de despedirme quiero mandar un saludo y un abrazo enooooorme a todo el grupo de buhitos🦉 con el que puedo compartir tranquilamente cualquier momento de risas desternillantes, y por supuesto, de mala leche. Gracias por compartir, por escuchar y sobre todo, gracias por apoyarnos los unos a los otros! GRACIAS!!!!!!

Espero que os haya gustado el post!

Nos vemos dentro de muy poquito!

Un beso gigante!!!!

Saludos,

Miriam

 

Anuncios

2 comentarios en “Diario de una recepcionista… (Junio y Julio)

    1. Los que trabajamos de “cara al público” somos unos valientes. Aprendemos a diario a lidiar con las situaciones que nos puedan aparecer.
      Muchas gracias por participar con tu comentario.
      Que tengas un gran día.
      Mil gracias y saludos!!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s