¿Quieres ser recepcionista de hotel? Te cuento alguna situación que seguro que vivirás.

Hola a todo el mundo!!!!!

¿Cómo estáis? ¿Se ha dado bien la semana?

Esta vez os traigo un post del que pretendo haceros ver situaciones muy comunes dentro de un mostrador de recepción. Antes de todo, me gustaría dejar claro que mi intención es hacerlo de una manera cómica e irónica. Está claro que todo el mundo en su trabajo vive momentos de tensión y alguna situación más desagradable que otra, pero es nuestro día a día. Tenemos que aprender a lidiar con ello y a llevarlo de la mejor manera posible. Así que ¿qué mejor manea que ver el lado bueno de lo malo y reírnos de eso?

Mi ilusión desde bastante pequeñita fue estudiar turismo y poder vivir de lo que más me gustaba en el mundo (todo aquello que rodea al sector). Pues bien, conseguí alcanzar mis metas y estoy bastante orgullosa de toda mi trayectoria ya que he conseguido pisar unos cuantos terrenos. Hoy en día, y como aquellos que me seguís sabéis, trabajo en un hotel familiar desde hace 3 años. Estoy encantada de la vida con este empleo, pero es inevitable tener días malos o muy malos, y más trabajando de cara al público, ya que muchas veces no sabes por dónde te van a salir las personas con las que estás tratando.

Si te estás preparando o estás empezando tu trabajo como recepcionista de hotel me gustaría comentarte ciertos aspectos o situaciones que vivirás casi seguro en tu puesto.

recepcionista-de-hotel

 

Aparentar que estás bien en todo momento.

Nuestro labor es estar en todo momento “face to face” con el público. Todo aquel que trabaja de esta manera sabe y debe intentar aparentar de que todo en su vida le va fenomenal. Es decir, tú no tienes problemas, eres súper feliz y a todo le tienes que poner buena cara y si esbozas una sonrisa vamos… mejor que  mejor! Tu vida es una continua “vie en rose…”.

Nunca te pongas a la altura de un cliente “nocivo”.

Seguramente te gritarán, te criticarán y te echarán la culpa de tooooodo lo que le pase en su estancia, sea o no culpa tuya. Estás en el mostrador para recibir elogios y quejas sobre tu lugar de trabajo, y como he mencionado anteriormente, siempre has de mostrar que estás bien, sonrisita incluida y nunca rebajarse al nivel de la persona que te está gritando, insultando o incluso amenazando (me ha pasado). Es lo que hay. Tienes que respirar profundamente e irte con la cabeza bien alta y sabiendo que has hecho bien tu trabajo.

Prepárate… Las hojas de reclamación son “trending topic”.

Probablemente sea una de las cosas junto a lo anterior, que más me fastidia. ¿Sabéis esa situación en la que todo el mundo va en masa cuándo hay algo gratis? Pues esa es mi sensación con las hojas de reclamación. Se estila mucho el “culo veo, culo quiero”, o como en marketing llaman, el “factor oveja”, sobre todo si se conocen entre ellos pero desconocen para qué diantres quieren este documento sin pensar en el daño que pueden hacer al establecimiento o incluso al empleado, sin tener culpa de nada.

Para que veáis a lo que me refiero os pondré un caso que me pasó hace unos días. Una señora me pidió una hoja de reclamación porque la gente no paraba de abrir la puerta del buffet. Al final conseguí que entendiese que eso era inevitable, que las demás personas también tenían que entrar a comer (abriendo la puerta obviamente), y que era una razón equivocada para poner una hoja de reclamación.

Aprende a no llevarte el trabajo a casa.

Ésto es como en todos los casos. Muchas veces tendrás mal día y te aconsejo que aprendas a no llevarte esa mala energía a casa. Los demás no tienen que pagar el pato. Siendo franca, aún sigo trabajando en ello…

 

Ve mentalizándote… Vivirás muchas situaciones “peculiares”.

Sí chicos y chicas. El tratar con gente es lo que tiene. Cada día tienes alguna anécdota nueva con la que te puedes reír o incluso llorar (también de risa).

  • Es muy probable que cuando subas una almohada a una habitación, el señor o la señora la solicitó te reciba en ropa interior o en camisón y con los rulos puestos, respectivamente, y para más inri, se aburran y empiezan a mantener una conversación contigo sin darse cuenta de que para la otra persona (tú en este caso) es un tanto incómodo y tienes muchas más tareas por hacer.

 

  • Si la luz de las habitaciones de tu hotel se encienden insertando la misma llave dentro del cajetín de la luz es que sois muy modernos. Mucha gente me ha puesto pegas porque es el único hotel de toooooodos los que ha estado, que es tan tan tan difícil endencer la luz. (Aquí he de decir que en este caso casi todos son personas mayores, aunque algún joven también me lo ha dicho).

 

  • Cuando alguno vuelva de noche un tanto “perjudicado” prepárate porque te van a meter fichas como si fueses una máquina tragaperras. Al final te ríes, pero hay muchos que se pasan.

 

  • Si ves a unos niños destrozando todos los folletos, libros, prensa o revistas que tienes en la recepción sabes que no puedes decirles nada. Tranquilo. Sus padres tampoco lo harán.

 

  • Me encanta cuando alguien te llama para preguntar tarifas, disponibilidad, reservar o cualquier consulta y acabe contándote toda su vida. De verdad. Me encanta!

 

  • Hago un llamamiento a las señoras y señores, chicos y chicas que son diabéticos. Por favor, sabiendo ésto no se pongan finos a dulces porque luego tenemos sustos y hay que llamar a la ambulancia…

 

  • Intenta adivinar lo que gente te dice cuando te llama o te da alguna indicación. Hace unos años tuve que descifrar la dirección de correo electrónico de una señora que en vez de decirme la “arroba” me decía “algarrobo”.

 

  • Cuando se celebra una boda y haces un balance de cómo entran y cómo se van para casa. Es la caña!

 

  • Verás a gente de vacaciones o de fiesta. Acostúmbrate a no disponer de fines de semana y hacer todos los planes que te gustaría ya que el turismo y la hostelería es lo que tiene. Míralo por el lado bueno, puedes hacer lo mismo entre semana y si te haces una escapadita seguro que te sale más económico!

  • A veces creo que trabajo en un mercadillo. La gente se piensa que en un hotel está permitido sobornar o regatear el precio de las habitaciones. Claro que sí guapi! 😉

  • Tengo 27 años. Pues bueno… Ser joven quiere decir que no tengo experiencia en nada, lo que equivale a que me hablen sin respeto en muchas ocasiones. Digo ésto porque he visto y comprobado como estas mismas personas que me tratan así no hacen lo mismo con compañeros que tengan más años que yo.

 

  • ¿Os acordáis del Grand Prix y de Ramón García? Sí sí! Ese programa fresquito del verano que a todos nos volvía locos y nos reíamos un montón con sus caídas durante las pruebas. En verano tengo mi propio programa aquí dentro! XD

 

  • Butaca en primera fila para ver las laaaaaargas siestas de tus huéspedes en los sofás de recepción. Ronquidos y 3D incluido sin tener que pagar nada!

 

  • A ver… Voy a adelantarte acontecimientos y te haré un “spoiler” en toda regla. Da igual los estudios que tengas, la trayectoria profesional, las prácticas realizadas, la experiencia de todos estos años, que siempre (pero SIEMPRE) habrá alguien que (se crea que) sepa más que tú. Así de claro!

 

  • A veces me siento un perro, un gato, una paloma o cualquier animal al se le suele llamar la atención silvando. El “¡oye oye!”, “¡tú niña!” o “¡eeeeeeeehhh!” es la nueva educación del sigo XXI.

 

Bueno… ahora mismo no se me ocurren más situaciones que pueda detallaros porque he tenido tantas… He pensado en ir apuntando las más llamativas que me pasen a lo largo de este año para luego poder contároslas.

En definitiva… Ser recepcionista de hotel, para mi gusto, es súper súper súper guay. El tratar con gente de diferentes lugares, gustos, personalidades, modales y todo aquello que tenga que ver con la antropología o la psicología para mí es lo más! Aprendes un montón de lo bueno y de lo malo y te das cuenta de que muchas veces haces feliz a otras personas y eso… Eso no tiene precio.

Ah por cierto… Os voy a decir un secreto: El cliente NO SIEMPRE tiene la razón.

Gracias por todo lectores! Espero que os haya gustado este post tan especial para mí. Sois la caña! ❤

Hasta la próxima!

Miriam

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s